martes, 26 de diciembre de 2017

Las reglas del juego

Podríamos preguntarnos, para empezar, a qué jugamos los docentes. Suponiendo que todo el mundo, tal como propone José Luis Pardo en La regla del juego, juega a algo (los economistas, los amantes, los automovilistas, los estudiantes, los docentes...) y que jugar consiste en interactuar con otros siguiendo ciertas reglas, las del juego al que se juegue.
Pardo describe al explorador o antropólogo como la persona que redacta un catálogo de las normas implícitas de una comunidad concreta, haciéndolas así explícitas.
En el caso de la comunidad docente, el plan Escuela 2.0 ha venido a poner en cuestión muchas reglas tácitamente asumidas. El simple hecho de llamar la atención sobre el papel que desempeñan los jugadores en el juego viene a revelar que el juego está obsoleto.
La visión pedagógica que propone la asunción de las competencias básicas como eje del currículo y que se apoya en documentos de hondo calado, como el Marco Común Europeo, apoya el plan Escuela 2.0 precisamente porque puede suponer un cambio metodológico, no simplemente un barniz tecnológico.
Muchos han reflexionado sobre las posibilidades del dospuntocerismo en la educación. El profesor Potachov o Ángel Fidalgo en su blog Innovación educativa han escrito sobre el significado del cambio que supone la visión 2.0. Compartir recursos, trabajar colectivamente a través de redes sociales, etc. exige una visión del proceso enseñanza/aprendizaje más descentralizada. Felipe Zayas lo resume perfectamente en ¿Qué es la escuela 2.0?
No se trata de digitalizar contenidos, cambiar el libro por un blog o hacer las actividades con el ratón en lugar de con el boli, eso sí, igual de repetitivas y mecánicas. Se trata de aprovechar las posibilidades de Internet para cambiar las reglas del juego, para no quedarnos fuera de juego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.